COMPARTIR
Mk1 Festival Madness

Esher Lutzo organizó su primer Mk1 Madness Festival hace poco más de diez años, porque quería reunir a los propietarios de la primera generación de Volkswagen Rabbit y todas sus variantes: GTI, Cabriolet y pickup, y tal vez intercambiar partes e historias. Unas cuantas personas aparecieron ese lluvioso día en el lugar del evento.

Sin embargo, en la edición más recientes , más de 300 personas vinieron al campamento en Maple Grove, Pennsylvania, USA, para ser parte del Mk1 Madness Festival. Además más de 150 autos se dieron cita.

Mk1 Madness Festival




Aquello se convirtió en una gran fiesta que atrajo a visitantes de todas partes de Estados Unidos, desde Alaska hasta Minnesota, desde donde arribó un Volkswagen Rabbit 1983.

“Se trata de una comunidad creada alrededor de estos legendarios coches”, dice Lutzo. “Somos una familia, una gran familia”, puntualizó.

En el Mk1 Madness Festival, son los participantes los que califican

Mk1 Madness Festival

Durante el Mk1 Madness Festival 2017, los propietarios tuvieron oportunidad de participar en las distintas categorías que se abrieron, incluyendo Rabbit Best in Show, Pickup Trucks, Jetta, Cabriolet, Scirocco 1 y Scirocco 2, Mayor Distancia, NOS + Plus), por nombrar sólo algunas.

En el MK1 Madness Festival son los propios participantes quienes califican los vehículos, por lo que el término “elección de la gente” es la descripción más precisa. Los trofeos son artesanales, fabricados por el mismo Lutzo.

Mk1 Madness Festival

El grupo de entusiastas que acuden a este evento se organizan a través de Facebook. Lutzo coordina el evento solo – sin anuncios, patrocinadores oficiales o socios. Aunque el Mk1 Festival Madness es un evento anual, el espíritu y el entusiasmo de los asistentes se mantiene fuerte todo el año.

Las personas que vienen a este evento muestran algo más que entusiasmo por los autos, muestran una genuina pasión por el Volkswagen Mk1. Sin ir más lejos, baste saber que un visitante que vive en Alaska y compite en carreras a bordo de un Volkswagen Rabbit, voló a Ohio, contactó a un club y viajó con sus integrantes hasta el evento. “Fue sorprendente”, dijo Lutzo. “definitivamente regresará el próximo año”.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta